martes, diciembre 20, 2005 5:03

ETA NO!

Espeluznante carta publicada en el ABC


Huérfanas de hermano

Observando el gesto del terrorista conocido por «Txapote» mientras bajaba del avión que lo devolvía a España para ser juzgado, sentí algo que no se parecía a ninguno de los sentimientos que conocía. Rabia, tristeza, odio, humillación, desprecio, todos conceptos limitados para describir algo tan profundo. Buscaba en su rostro alivio a mi dolor, pero sólo vi una mirada que de serena resultaba provocadora. Era como si me mirara y me dijese: "Yo no maté a tu hermano, pero podría haberlo hecho. ¿Y qué?".

Entonces pensé en mis amigas Marimar y Consuelo, hermanas de Miguel Ángel Blanco y de Gregorio Ordóñez, y lloré por ellas, por tener que volver a sufrir lo que tanto les ha costado superar. Quiero deciros desde estas líneas que siento vuestro dolor, y que aunque no pueda acompañaros en el juicio, por vivir fuera de España, estaré con mi alma. Y mientras me quede aliento, lucharé para que los españoles sepan por qué Francisco Javier Gaztelu y todos los de su calaña deberían cumplir hasta el último día de sus condenas.

Porque nadie que se jacta de matar inocentes puede esperar obtener algún perdón. Quizá le perdone algún cristiano que termine siendo santo -Juan Pablo II perdonó a quien atentó contra él-, pero nunca tendrían que lograr el perdón político con el que pretenden hacernos comulgar. Yo no perdono a quien mató a Gregorio, Consuelo, ni al que secuestró y disparó contra Miguel Ángel, Marimar. Yo, como vosotras, sé lo duro que es vivir sin «tu hermano». Que mis palabras sean para vosotras un fuerte abrazo solidario.


Teresa Jimenez-Becerril, hermana de Alberto Jiménez-Becerril, asesinado por algún «Txapote» de turno de la banda terrorista ETA junto a su mujer en Sevilla, pocos meses después del asesinato de Miguel Ángel Blanco y Gregorio Ordóñez.

:: adelante! TV

:: nos siguen

:: archivo del blog

:: comunicados

:: redes de blogs

:: activismo y campañas

:: tracking

eXTReMe Tracker