sábado, octubre 10, 2009 20:16

Inmerecido Nobel de la Paz

El sorprendente anuncio de que el premio Nobel de la Paz de este año haya recaído en el presidente Obama, es un jarro de agua fría, un desprestigio y una auténtica provocación. Hacen un flaco favor a Obama premiando sus buenas intenciones, sus actuaciones, discursos y plan de marketing, que a fecha de hoy lamentablemente no se han traducido en resultados concretos.

Los Nobel en esta categoría se han desprestigiado paulatinamente con inoportunos ganadores como Rigoberta Menchú y su falsarios méritos, el terrorista Arafat y el genocida judio que le acompañó al alimón, Al Gore y su campaña mediática medioambiental, que seguro inspiró la candidatura de Obama. Nada que ver con toda una vida al servicio de la paz como la trayectoria de la Madre Teresa por ejemplo, una de las más ilustres premiadas.

Deseo de corazón que todo ese palabrerío y buenas intenciones de Obama obtenga los resultados de los hechos, el desarme nuclear, un mejor planeta donde vivir, más paz real. Esos resultados si serán merecedores de todos los premios y reconocimientos, y de perdurabilidad en la memoria histórica de nuestra civilización.


-.Roberto Cuper

:: adelante! TV

:: nos siguen

:: comunicados

:: redes de blogs

:: activismo y campañas

:: tracking

eXTReMe Tracker